El Vaivén

Fotografía de Javier N. Pérez

Y cuando me di cuenta, el silencio se dejaba entrever.
Se dejaba acariciar sin un pequeño descanso.

En el  desierto verano apareció
un ser cubierto de mota de polvo.
Semilla de manos rasgadas.
Raíz aferrada a cualquier altura y caída.
A cualquier sueño desafiante y tradición considerada. 
A cualquier forma de existencia.

Tallo, de un espectador, que te conserva con amor.
Con delicadeza.
Que te trata de tú y te cuida de usted.
Que te canta si hace falta.

Tronco, resistente a cualquier cicatriz humana.
A cualquier piso okupa.

Que ofrece sombra y respaldo.

Tesoro por lo que merece la espera al fruto.
Hojas que cubren su cuerpo y florecen sus flores.
Que mudan con cada otoño desolado.
Que abrigan calles anaranjadas,
que vuelan, como los pasos que marcan,
el vaivén de las estaciones.

Autora

Cristina Ariza Rosado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: